Dos unidades sin conductor del modelo Raeton (Vehículo autónomo) de Changan, partieron desde Chongqing y llegaron hasta Beijing en una muestra del avance de ingeniería de la marca.

Un total de 2.000 kms recorrieron dos vehículos autónomos de la firma Changan, en una prueba que evaluó los avances en ingeniería e inteligencia artificail que lleva a cabo la marca desde hace más de siete años.

Modelo Raeton (Vehículo autónomo) de Changan
Modelo Raeton (Vehículo autónomo) de Changan

Un par de modelos Changan Raeton cubrieron la distancia desde Chongqing a Beijing sin contratiempo alguno, gracias a la tecnología utilizada para clasificar en el Nivel III de los vehículos de conducción autónoma. El equipamiento utilizado incluyó un GPS de alta precisión, rastreo por radar, inteligencia artificial y un avanzado sistema de cámaras y sensores, que le permitió a los sedanes decidir los cambios de dirección, aceleración y frenado.

Los Changan Raeton pusieron a prueba su capacidad para mantenerse en el carril, utilizar el control de crucero adaptativo (ACC) y superar las congestiones de tránsito.

“Los vehículos han funcionado bien en condiciones sencillas de carretera, como vías urbanas y autopistas, pero todavía necesitan la ayuda de un conductor para pilotarlos en lugares como gasolineras y cabinas de peaje”, dijo Li Yusheng, ingeniero jefe del Instituto de Ingeniería e Investigación de Changan Automobile.

La idea de la empresa china es vender al público este tipo de automóviles a partir de 2018. “Queremos mejorar los sensores y la tecnología de procesamiento de los vehículos y después prepararemos los modelos para la producción masiva”, explicó el subdirector del instituto, Tan Benhong.

 

 

Renault Twizy, el eléctrico líder del sector.